SUSCRIBETE A NUESTRA NEWSLETTER
Síguenos
Search
top

Next You

¿Qué es el Coaching con Design Thinking?

Por Jon Elejabeitia
CEO & Founder Nextyou

Empezaré por definir ambos conceptos por separado para luego justificar su hibridación. La mejor y más clásica definición de coaching que he encontrado la escribió Tim Gallway en su libro “El juego interior”:

“El coaching es el arte de crear un ambiente a través de la conversación y de una manera de ser que facilita el proceso por el cual una persona se moviliza de manera exitosa para alcanzar sus metas soñadas”.

Imagina el coaching como el interior de un triángulo perfectamente limitado por tres aristas. La primera es que en coaching se trabaja en la solución y no en el problema. La segunda es que el proceso se centra en el presente, caminando desde ahí hacia el futuro, y muy raramente se indaga en el pasado. La tercera es que el coach en ningún caso resuelve las situaciones de conflicto del cliente, sino que le acompaña a través de preguntas y herramientas para que el propio cliente pueda discernir su solución. El coach es un copiloto de un destino decidido libremente por el conductor, y es éste último quien toma las decisiones. Todo lo situado en el exterior de este triángulo no es coaching.

El design thinking o pensamiento de diseño es una metodología de resolución de problemas aplicable a cualquier ámbito que requiera un enfoque creativo. Básicamente, se trata de un acercamiento sistemático a la resolución de problemas. La palabra “sistemático”, lejos de ser gratuita, es la clave de todo. Para la resolución de problemas se apela con frecuencia a la creatividad, y sin embargo hay una creencia general de que la creatividad es un acto impulsivo de genio y no un arduo proceso de trabajo.

El design thinking es una forma de pensar, un proceso con el que crear soluciones, exactamente como el coaching. Necesitas una nueva caja de herramientas para la resolución creativa de problemas, y, ¿qué es el coaching sino eso? Renovar los procesos de coaching y el design thinking te va a proveer de muchas de ellas. Se trata de adoptar algunas de las dinámicas creativas que se emplean en esta disciplina. De una invitación a pensar como diseñadores.

La metodología persigue estimular la cooperación y la creatividad rompiendo con ideas preconcebidas con el fin de generar opciones innovadoras para abordar retos o mejorar situaciones. Entronca, en este sentido, con la idea de desaprender (romper creencias), un esfuerzo cada vez más acuciante en nuestra sociedad, que requiere distanciarse de los modelos ya asumidos para analizarlos, desmontarlos cuando sea preciso y reconstruirlos de maneras diferentes.

La tarea de los diseñadores es resolver problemas creativamente a partir de la observación. La tarea del coach es acompañar mediante procesos creativos al cliente en la consecución de sus metas. Eso casi seguro conlleva la búsqueda de soluciones a algún problema. Los retos a los que te enfrentas en la vida son infinitos: pequeños problemas del día a día que te parecen difíciles porque no sabes cómo solucionarlos, o grandes problemas que te parecen imposibles de resolver. En cualquiera de las dos situaciones, la metodología para su resolución no cambia mucho. Si aprendes a resolver pequeños problemas, aprenderás poco a poco a resolver los grandes. Para ello tienes dos armas: el design thinking y a ti mismo.

Con la unión de estos dos sistemas pretendo aportar al coaching la frescura, eficiencia y eficacia necesaria, sin olvidar que la persona está en el centro, convirtiendo las sesiones en un proceso creativo e iterativo.

(Este texto está extraído del libro Coaching con Design Thinking, de Jon Elejabeitia)

http://amzn.to/2G1m7A0

 

Deja tu comentario